Las causas del bruxismo son múltiples, que finalmente desencadenan en dolores faciales, problemas de articulación, dolor de cuello, dolor de oído y fractura de piezas dentarias. Todo ello afecta muy negativamente a la calidad de vida de quien lo padece.

 

La aplicación de toxina botulinica en los músculos masticadores ha demostrado ser una excelente herramienta para combatir las alteraciones del bruxismo. La Toxina botulinica es un potente relajante muscular local que actúa por un amplio periodo de tiempo (3 a 6 meses).

 

 

      Reserva tu hora